domingo, 22 de septiembre de 2013

Claves sobre la #resiliencia


Uno de los objetivos de este blog es transmitir una visión realista y positiva acerca de las personas con discapacidad y de sus familias. De ahí que, en varias ocasiones, haya hablado sobre la resiliencia… 











Además de la información ya vista, existen algunas ideas clave para comprender el sentido de la resiliencia y cómo lo adaptamos a las familias de personas con discapacidad.  Son pilares básicos sobre la RESILIENCIA FAMILIAR:

- Hace unas décadas, la presencia de un niño con discapacidad en la familia era descrito como un acontecimiento catastrófico. Hoy vemos que, además del estrés y los retos adicionales que supone esta situación, son frecuentes también las percepciones positivas por parte de las familias.

- Son muchos y  muy variados los factores, personales y del entorno, que median en el impacto de la discapacidad en la familia. Algunas variables que protegen a las familias del posible impacto negativo son: la existencia de redes sociales, una aproximación positiva a las dificultades, la disponibilidad de información suficiente y adecuada, la buena relación con los profesionales, la cohesión familiar…

-Por otra parte, determinados factores asociados a niveles de bienestar más bajo son, entre otros: problemas de conducta de la persona con discapacidad, dificultades de comunicación y falta de progreso. Dichas variables influyen más en la calidad de vida que la propia discapacidad.

- Los niveles de estrés varían según etapas y circunstancias. Y dado que no son estables, no se puede prejuzgar a las familias o dar por supuesto que conocemos, siempre, cómo se sienten.

- La imagen de la discapacidad que prevalece en el contexto social ejerce una poderosa influencia en el bienestar tanto de la persona con discapacidad como de su familia. La evolución desde una perspectiva catastrofista a una más realista y positiva parece, en parte, consecuencia de los cambios en dicha imagen (eliminación de tabúes y prejuicios, mayor visibilidad, etc.).

- Las familias resilientes son aquellas que, sin negar el estrés, son capaces de afrontarlo. Por lo tanto, no se trata de hacer oídos sordos a las demandas adicionales que genera la discapacidad, ni a los posibles efectos negativos que puede tener, sino de buscar nuevas formas de hacerles frente, sin hipotecar el bienestar de toda la familia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa y escribe tu comentario