viernes, 22 de febrero de 2013

De los hijos dóciles a los contestatarios


Reflejo en esta entrada una reflexión surgida durante una sesión de formación con padres, madres y profesionales de la asociación Asprodema de Logroño, durante esta semana.

Contó un profesional que hace años comenzaron a trabajar desde el servicio de ocio el desarrollo de las habilidades de autodeterminación de sus usuarios: preguntándoles sobre sus actividades favoritas, apoyándoles para escoger a sus profesionales de referencia, priorizando sus preferencias por encima de otras cuestiones organizativas, etc. Al explicarle a una madre los resultados positivos que este trabajo estaba dando con su hija, su reacción fue la siguiente…

¡Cuidado, a ver si ahora me la vais a convertir en una contestataria…!


Contestatario/a: Que polemiza, se opone o protesta, a veces violentamente, contra algo establecido

Esta espontánea frase da lugar a varias reflexiones:

- Aún hoy, a pesar de todos los avances en relación a la igualdad, seguimos juzgando a las personas con discapacidad intelectual de un modo diferente al resto (incluso desde su propia familia). Todavía muchos  padres valoran en sus hijos aspectos que, para el resto de la población, son poco deseables… Por ejemplo, no es infrecuente oír a padres hablar de las cualidades de sus hijos en términos como es muy bueno, muy dócil, no ofrece resistencia a casi nada, es fácil convencerlo (Pensemos en cualquiera de nosotros diciendo Me casé con mi marido porque era muy dócil…)

- Exigimos a las familias que se adapten a diversos cambios que, por otra parte, se suceden de forma muy rápida. Pedimos a los padres que abandonen un modelo de protección (que durante años ha sido el adecuado) y pasen a un modelo de autonomía y autodeterminación. Estas exigencias, lógicamente, se reciben con cierta inseguridad y sorpresa (Tantos años diciendo que tengo que proteger y defender a mi hijo y ahora me dicen que debo dejar que se defienda solo…). Por lo tanto, es natural –y poco preocupante- encontrar cierta resistencia al cambio.

- Las personas con discapacidad, con frecuencia, se han acostumbrado a que sean otros quienes decidan y hablen por ellas. También en su caso es lógico cierto desconcierto cuando, después de tanto tiempo, todo el mundo les pregunta qué quieren hacer, cómo se sienten, qué quieren elegir, cómo quieren vivir… (Si es tan importante, ¿por qué nadie me lo había preguntado antes?)

Incluso teniendo en cuenta estas pequeñas resistencias al cambio, no podemos olvidar que la meta es siempre: los derechos de las personas con discapacidad.

Su derecho a asumir el control. 

Su derecho a dejar de ser personas dóciles y-por fin- convertirse en personas contestatarias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa y escribe tu comentario