lunes, 14 de diciembre de 2015

Cabeza, manos y corazón

Muchas familias con hijos con discapacidad intelectual viven en el continuo dilema: autonomía vs protección. La mayoría de padres y madres desean que sus hijos sean autónomos e independientes pero no saben cómo apoyarlos para eso. Al trabajar con las familias, muchas veces los profesionales aportan técnicas, estrategias, herramientas que simplemente trasladan desde su contexto y experiencia formal (escolar o terapéutica) al ámbito del hogar. Pero este “traspaso” artificial no funciona: las técnicas no encajan en sus dinámicas y rutinas familiares, no convencen a los padres, no representan su visión sobre la calidad de vida para su hijo, no logran hacerlas suyas

Esto sucede muchas veces porque simplemente nos quedamos en el nivel de las “técnicas”, de las normas, de las reglas, de los “debería”… pero no nos preocupamos por conocer a fondo la realidad familiar.  Se aportan a las familias recetas que, ciertamente funcionan en determinados ambientes, pero que no son propias de un contexto informal. No tenemos suficientemente en cuenta que las relaciones entre los miembros de la familia no son las mismas que entre alumnos-profesores, pacientes-terapeutas; tampoco los son las dinámicas, los tiempos, las prioridades, las vivencias, normas de funcionamiento y organización, etc. El universo familiar no  es, ni debería ser, una copia de un contexto formal. Por eso, más allá de “listados” sobre estrategias determinadas, es importante  plantear la intervención y el apoyo a los padres y madres desde un punto de vista global: atendiendo a sus creencias, afectos y conductas. Hay que intentar, de verdad, comprender el mundo familiar para así ajustar los apoyos a su realidad concreta y única. 

Concretamente, para trabajar la autodeterminación con los padres y madres puede servir la siguiente propuesta…

Objetivo
Analizar decisiones diarias que los padres realizan sobre la vida de sus hijos, detectar posibles incoherencias o discrepancias entre lo que creen, lo que sienten y lo que hacen, y buscar soluciones a dudas en cualquiera de los tres elementos (no tengo información, no se cómo me siento, no se cómo actuar…). 

Procedimiento
(1) Presentar diferentes situaciones que tengan que ver con elecciones, decisiones, autonomía, autoconocimiento, etc.
Por ejemplo, un padre pide un cambio de clase para su hija con discapacidad porque se entera de que tiene un novio. Dice que le da miedo y que prefiere separarla de este chico (al no estar en su misma clase ya no se ven).
(2) Guiar la discusión y reflexión en grupo sobre las situaciones desde cada plano (creencias, emociones, conducta).
¿Qué creencias, información, ideas… guiaron la conducta de este padre? ¿Qué ideas mantiene este padre respecto a la vida sentimental de su hija? ¿Cuáles son los sentimientos y emociones que generó en él esta situación? ¿Cuáles fueron sus miedos concretos? ¿Existen emociones contradictorias? (por ejemplo, querer una vida sentimental sana para su hija y el miedo a que no sepa cómo gestionar su sexualidad…) ¿Cuál fue su comportamiento? ¿Cómo resolvió, en la “práctica” esta situación? (Pedir un cambio de clase)
(3) Reflejar lo trabajado de manera gráfica
Por ejemplo, colocar con post its las ideas en las diferentes partes de una imagen: cabeza, corazón y mano.
(4) Buscar mejores soluciones 
¿Podría actuar de un modo más coherente con mis creencias? ¿Puedo modificar mis emociones respecto a una situación concreta? ¿Se corresponden mis sentimientos con la información real que tengo? ¿He actuado de acuerdo a mis principios o valores? ¿Me faltan estrategias para actuar de modo correcto?


Dinámicas sencillas como esta nos pueden ayudar a comprender mejor a las familias, a entender mejor por qué actúan del modo en que lo hacen, cuál es su visión sobre su propia vida y la vida de su hijo y cómo podemos apoyarlas. Así, además, quizá también los padres y madres comprendan mejor aquello que proponen los profesionales y, por fin, avanzar hacia la misma dirección. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa y escribe tu comentario