domingo, 25 de marzo de 2012

El eslabón más débil

El sábado 24 de marzo unas 3500 personas acudieron a la manifestación convocada por ANFAS, con el lema "Por los derechos de las personas con discapacidad intelectual y trastornos del desarrollo y sus familias". La marcha, respaldada por otras entidades como FEAPS o el CORMIN, recorrió algunas de las calles principales de Pamplona (Navarra).


Imagen tomada de Terra
En ella, los manifestantes pidieron que se garantice el cumplimiento de leyes como la LISMI, que se vele por el mantenimiento de servicios básicos (como el programa de vacaciones o de respiro familiar) o que se cumpla el Plan Integral de Atención a las Personas con Discapacidad. 


En definitiva, que no se abandone a su suerte a aquellos que durante tantos años se han visto privados de derechos básicos. Que se siga apoyando a las personas con DI y a sus familias que, en tiempos de bonanza o en tiempos de crisis, siguen siendo parte importante de nuestra sociedad. 


Porque si la resistencia de una cadena se mide por la fuerza de su eslabón más débil; el valor de una comunidad debería medirse por su apoyo a los más desprotegidos.
Fragmento del Plan de Atención Integral a la Discapacidad (2010-2013) Capítulo 1 
A lo largo de la última década en las sociedades modernas avanzadas se van consolidando dos ideas claves respecto a las personas con discapacidad. En primer lugar, dejan de ser "ciudadanos invisibles" y desarrollan de manera creciente un mayor protagonismo y participación social. En segundo lugar, desaparece la perspectiva compasiva, caritativa y paternalista de las actuaciones públicas y privadas y gana peso la visión de que es un asunto de derechos humanos, de dignidad ciudadana y de igualdad de oportunidades. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa y escribe tu comentario